Las firmas de ráting avisan ya de un mayor riesgo en 22 entidades españolas…¿Cuales?


Standard and Poor´s (S&P), Moody´s y Fitch Ratings 185.196.JPGLa calidad crediticia de la banca española se está deteriorando en medio de la crisis inmobiliaria y el nuevo entorno económico. En 2008, más de veinte entidades han sufrido ya una rebaja de ráting o un cambio de perspectiva.

La calidad crediticia de las entidades españolas se resiente por el pinchazo que está experimentado el sector inmobiliario, principal impulsor del beneficio durante los últimos ejercicios, y una economía que va en picado. En lo que va de 2008, 22 entidades han sufrido ya una rebaja de ráting o de perspectiva (posible paso previo a un cambio de calificación) por parte de al menos una de las tres agencias, Standard & Poor’s, Moody’s y Fitch Ratings, y sólo BBVA ha registrado una mejora, de AA- a AA.

Ayer mismo, Moody’s y Fitch comunicaron una avalancha de acciones negativas de ráting sobre siete cajas y, como en las anteriores ocasiones, los argumentos se repiten: elevada exposición al mercado inmobiliario, deterioro de la calidad de los activos y las dificultades por acceder al mercado de financiación mayorista desde que estalló la crisis financiera, lo que somete a presión a la liquidez de las entidades, entre otros factores.

Factores del deterioro
En términos generales, y con muy pocas excepciones, esta situación afecta más a las cajas que a los bancos, porque las primeras fueron quienes más se beneficiaron del boom inmobiliario de la pasada década. El 56% del saldo actual de hipotecas corresponde a las cajas, según los últimos datos de la Asociación Hipotecaria Española (AHE) relativos a mayo.

Estas entidades también acumulan el 54,7% del saldo de la financiación a los promotores inmobiliarios, con datos del Banco de España del primer trimestre. Pero el problema también afecta a los bancos medianos: todos se han nutrido a gran escala de las hipotecas y casi todos -Bankinter es prácticamente la única excepción- contribuyeron a financiar los excesos de los promotores.

Es decir, que fuera del saco sólo quedan Santander y BBVA. Los dos grandes bancos también participaron del festín del ladrillo español, pero sus cuentas y sus balances están tan diversificados que, por lo menos hasta ahora, están siendo capaces de compensar el efecto negativo de la marcha de la economía española con la buena evolución de sus negocios en el extranjero.

Cajas y bancos medianos tienen que hacer frente a dos problemas. En primer lugar, la menor actividad. No sólo cae la demanda de crédito inmobiliaria –o, por lo menos, la demanda solvente– sino que la ralentización se traslada a otros sectores de la economía, por lo que se hace más difícil crecer también en consumo o en pymes, donde se han concentrado los esfuerzos de todas las entidades.

La segunda derivada es que, con el cambio de ciclo económico, ha llegado, puntual como un reloj, la subida de la morosidad. La ratio de impagos sobre el crédito, que hasta mediados del año pasado estaba en mínimos históricos, rozaba ya el 1,5% el pasado mayo. Para finales de año se espera que supere el 2,5% para el conjunto del sector y es probable que, en el caso de las cajas, alcance el 3%.

Sin dramatismo
Sin embargo, los expertos coinciden en que tampoco hay que caer en el dramatismo. Los bancos y cajas españoles han acumulado a lo largo de los últimos años un colchón de provisiones genéricas (las que se realizan por el crecimiento del crédito) que les pueden ayudar a suavizar el impacto de la subida de la morosidad.

Este colchón puede ser utilizado para realizar provisiones específicas (las que cubren, en concreto, los activos morosos), cuando la morosidad alcance determinados niveles, diferentes en cada entidad. Hasta que se acaben: luego, todo el impacto de la cobertura de la morosidad se reflejará directamente en la cuenta de resultados bajo la forma de mayores dotaciones.

Otra cuestión importante que están  vigilando los analistas es la evolución de la eficiencia, la ratio que mide el porcentaje de ingresos que consumen los costes. La banca española está entre las más eficientes del mundo, pero, aún así, el Banco de España ha advertido recientemente que con el cambio de ciclo habrá que vigilar muy de cerca los costes, porque los ingresos están destinados a disminuir.

Aunque las entidades españolas no han podido mantener el sobresaliente en materia de ráting, la nota todavía es alta si se compara con sus homólogos extranjeros, donde están sufriendo las pérdidas derivadas de la exposición al mercado subprime o de hipotecas de alto riesgo de EEUU.

Una respuesta

  1. […] Economía wrote an interesting post today on Las firmas de ráting avisan ya de un mayor riesgo en 22 entidades …. Here’s a quick excerpt: […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: