Un euribor creicente…dispara el interés por los productos de cobertura hipotecaria


El euribor se ha transformado en una pesadilla para los millones de españoles hipotecados. Y también para aquellos –pocos, en este periodo de crisis– que están a punto de contratar una. Este índice, la principal referencia para calcular el tipo de interés de las hipotecas, lleva 33 meses subiendo. En este periodo, una hipoteca media (por 141.422 euros, a 25 años y que cobra euribor más 0,5%) se ha encarecido un 38,29%, es decir, que ahora el cliente paga 248,98 euros al mes. 
Demanda al alza
Ante esta situación, las entidades han pisado el acelerador en la comercialización de productos que ofrezcan una protección ante las subidas de tipos. Algunas, como Bankinter, Caixa Galicia, Banco Pastor o Caja Madrid, ya tienen alrededor de un 10% de su cartera hipotecaria cubierta con estos productos. Y fuentes del sector aseguran que las peticiones crecen.

Según Caixa Galicia, que desde febrero de 2007 comercializa la Hipoteca Tranquila, con cobertura de tipos de interés para particulares, aseguran que “la demanda de este producto está creciendo. Más del 30% de los clientes que formalizan su hipoteca lo pide”. Las entidades aprovechan esta inquietud para impulsar la venta de estos “salvavidas”. Es el caso de uno de los bancos del Ibex que, en junio, añadió a los objetivos de los comerciales de la red que lograran aumentar la contratación de estos productos.

Básicamente, hay dos tipos de coberturas. La fórmula más tradicional es la cobertura de tipo máximo, denominada CAP. El cliente realiza un desembolso con anterioridad para que, en el caso de que el tipo que paga  supere un máximo que se ha fijado antes, no pague nada desde ese punto hasta un determinado tipo de interés.

Esta cobertura tiene un coste para el cliente que depende de varios parámetros (plazo de la cobertura, tipo de interés máximo que se fija, importe cubierto y la volatilidad de los tipos). Otro tipo son las coberturas tipo swap (intercambio de tipos), por las que el cliente pasa de pagar una cuota variable a una fija durante un período concreto con independencia de cómo marchen los tipos. El inconveniente es que, si los tipos bajan, el cliente paga un dinero extra. Pero, según afirma Juan Ignacio Manzaneque, director comercial de productos de Bankinter, este gasto hay que considerarlo como un “coste de oportunidad”.

Bankinter, empezó a comercializar este producto  en junio de 2004, cuando los tipos no eran ni mucho menos un quebradero de cabeza. “Explicamos a los clientes que los tipos podían empezar a subir”, indica Manzaneque, que añade que la filosofía que hay detrás del producto es como la de un seguro: el cliente se protege, aunque luego no se materialice el riesgo por el que se había cubierto.

El producto de Bankinter, denominado Intercambio, pertenece a la modalidad swap y es flexible en cuánto a importe que se cubre, periodo de tiempo y fecha de inicio. En el caso de un cliente con una hipoteca de 100.000 euros a 25 años, con una cuota de 635 euros, la contratación de Intercambio por un periodo de cuatro años supondría pasar a pagar 643 euros al mes, durante este periodo.

Sin embargo, no todas las entidades coinciden en la utilidad de estos seguros. CAM sólo los comercializó de forma experimental, pero los dejó al entender que son demasiado caros para los clientes.  Sabadell informa que “desde enero, dados los costes del Cap hipotecario (producto de cobertura de tipo que ofrece BS), prácticamente no se contratan”.

Al contrario, la entidad ha notado un repunte de las hipotecas a tipo fijo. Desde otro banco hacen hincapié en que los clientes ya llegan muy justos a pagar su cuota y, por eso, rechazan cualquier producto que suponga encarecerla: “Muchos preguntan, pero al final deciden arriesgarse”.

Otros apuntan que el momento idóneo para contratar estos productos fue hace dos años, y no ahora, cuando muchos expertos creen que el euribor está ya en su techo o muy cerca de él. Por todo esto, en el sector hay quien considera que la revisión de los periodos de carencia o   el alargamento de plazo pueden ser una solución para protegerse del euribor.

El euribor, desatado
La referencia más utilizada para calcular el precio de las hipotecas, el euribor, que es la media mensual de la cotización diaria del dato a doce meses, está en máximos. Tras más de treinta meses al alza, este índice alcanzó en junio el mayor nivel de su historia, un 5,361%, impulsado por las expectativas de subidas de tipos. En lo que llevamos de mes la cotización diaria del euribor a un año se ha mantenido en niveles de entre un 5,36% y un 5,41%. De mantener esta tendencia este mes podría situarse en un 5,39%.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: